Skip to content

Cómo se hizo el sobretitulado de… Faust, por Curro Carreres y Álvaro Albiach

Y ya está, nos hemos plantado en la segunda ópera de la temporada ovetense: Faust, de C. F. Gounod, se estrena este domingo en el Teatro Campoamor bajo dirección de escena de Curro Carreres y dirección musical de Álvaro Albiach. El primero debutó en Oviedo con Don Pasquale, de Donizetti, en la temporada 2013-2014 y, la siguiente, 2014-2015 nos ofreció Samson et Dalila. Albiach, por su lado, estuvo en Oviedo por última vez con un Don Giovanni, también en la temporada 2013-2014.

Ahora, se reúnen para proponer Faust, de Gounod, que es la segunda ópera francesa más representada por detrás, cómo no, de Carmen de Bizet. En un francés historiado, con un aria famosísima gracias a Tintín, y habitando un mundo de vanidades… Así preparamos los sobretítulos de Faust que empleará la Ópera de Oviedo en las cinco funciones previstas. ¡Y recuerda que la del día 11 se retransmite en directo!

La ópera

El mito de Fausto era carne de ópera desde su misma concepción. Hector Berlioz, Arrigo Boito, John Adams o Igor Stravinsky le han hincado el diente, pero en número de representaciones, la reina sigue siendo la versión de Charles Gounod: la presente.

Especialmente conocida por el aria de Marguerite «Ah, je ris de me voir si belle en ce miroir» (popularizada por Bianca Castafiore, la soprano de los cómics de Tintín que la cantaba a todas horas), esta ópera supone toda una celebración del romanticismo francés: abundantes coros, cabriolas vocales y una buena dosis de drama repartida a lo largo de sus cinco actos.

Es ambigua y posee muchas más aristas y matices de los que se le podrían suponer de antemano: toca desde la juventud hasta la locura, pasando por el aislamiento, la religión, la espiritualidad, e incluso la maternidad. Casi en cada acto, investido por la magia de un personaje como Mefistófeles, Gounod y sus libretistas abordan un tema diferente y desde un ángulo distinto.

Como hilo conductor, la red de relaciones que existe entre los personajes principales: Faust y Méphisto; Marguerite y Faust; Faust y Valentin; Valentin y Marguerite; Siebel y Marguerite… Todos tienen algo que decirse, encaramados a la conocida partitura y acompañados por los potentes coros.

La producción

Curro Carreres ha decidido asomarse a este Faust desde el mundo de la moda y el consumismo extremo (y eterno): el detonante de la historia, que no es más que el intento de suicidio de Fausto y la aparición del diablo para hacerle una oferta que no podrá rechazar, es a fin de cuentas el anhelo de juventud. Eso es lo que le pide el doctor a un Méphisto que, aquí, es un gurú de la moda con el poder de otorgar o quitar este deseo. A un precio —no desvelaremos nada, pero hay un quiebro argumental considerable— elevadísimo.

El trabajo de revisión del texto y la partitura ha sido minucioso, y ha durado hasta hace apenas unos días, en que quedó fijada la traducción que se propondrá al público ovetense.

Aires atemporales, melodías inmortales… Este es el mundo de Fausto.

Boceto de escenografía de Faust. Imagen: Ópera de Oviedo
Boceto de escenografía de Faust. Imagen: Ópera de Oviedo.

El sobretitulado (Francés > Español)

El francés es un idioma bastante agradecido de sobretitular: se acompasa muy bien con la música y, gramaticalmente, está bastante cercano al español. Conque en una primera fase de pautado —dividir el texto en los segmentos que luego compondrán el sobretitulado—, la tarea es más o menos sencilla.

La cosa se complica al ponerse a traducir: el francés utilizado sí tiene algunos giros muy decimonónicos, lo cual conlleva una dosis extra de atención y adaptación para que el español resultante sea fresco, fluido y, sobre todo, comprensible: sujetos lanzados a la otra punta de una frase, voces pasivas por doquier y alguna que otra exclamación exacerbada han sido los detalles más problemáticos de este nuevo Faust.

La solución ha pasado por tratar de darle un equilibrio al texto, no tanto modernizarlo y traerlo a nuestros días como ser muy respetuosos con la fina ironía de Méphistophélès, con el miedo cerval que invade al resto de personajes en varios momentos, o con los consabidos transports d’amour que les asaltan de tanto en tanto.

Por si esto fuera poco, la trama cuenta con algunos vericuetos algo complicados de explicar, y la evolución de los personajes —se tratan de modos distintos a lo largo del texto— tampoco contribuye especialmente a desentrañar cuartetos, dúos y coros.

Lo más sencillo

1. Un francés claro y bien dispuesto.

2. El orden en los parlamentos.

Lo más complicado

1. Los cambios de trato entre los personajes, que fluctúan del tú al usted.

2. Una historia enrevesada y llena de saltos.

Boceto de escenografía de Faust. Imagen: Ópera de Oviedo
Boceto de escenografía de Faust. Imagen: Ópera de Oviedo.

La ficha

Funciones: 9, 11, 13, 14 y 15 de octubre de 2016. Teatro Campoamor de Oviedo.

Música de Charles Gounod.

Libreto de Jules Barbier y Michel Carré, basado en la novela homónima de J. W. Goethe.

PERSONAJES E INTÉRPRETES

Faust Stefan Pop /Alejandro del Cerro

Méphistophélès Mark S. Doss /Kenneth Kellogg

Valentin Borja Quiza

Wagner Pablo Ruiz

Marguerite Maite Alberola /Miren Urbieta-Vega

Siebel Lidia Vinyes Curtis

Marthe María José Suárez

 

Dirección musical Álvaro Albiach

Dirección de escena Curro Carreres

Diseño de escenografía Italo Grassi

Diseño de vestuario Alberto Valcárcel

Diseño de iluminación Eduardo Bravo

Dirección del coro Elena Mitrevska

Nueva producción de la Ópera de Oviedo en coproducción con la Ópera de Tenerife

Orquesta Oviedo Filarmonía

Coro de la Ópera de Oviedo

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *