Buenos alimentos

La tertulia

Hay unas señoras en la mesa de al lado, que creo que vienen de manifestarse, hablando bastante alto sobre lo que ocurre en el mundo. En España.

—Habrá que votar a Llamazares.

—Pero lo echan.

—No, que montó otra cosa con Garzón.

—¿No lo había echado?

—Ese no, el otro, el juez.

—Ah.

—¿Y en la alcaldía?

—Fórum.

De ahí en adelante, va creciendo la conversación con los asuntos candentes.

—Lo que Gijón necesita es una buena estación de autobuses.

Desde antes de las ocho (de la mañana) truena y suena lo que ocurre en Andalucía, en Laviana, en Málaga y Barcelona, en Ohio y en Madrid, y a estas horas de la tarde ya abruma, aburre, confunde por pura acumulación. Y eso que es posible que dentro de una hora haya más: será cuando sepamos cómo será el Brexit.

Me interesa y me importa, pero llegado el mediodía, una vez pasada la hora de comer, empiezo a sentir la necesidad de huir de todo ello y refugiarme en otros asuntos a lo mejor no más frívolos, pero desde luego más pausados.

Ellas no, ellas siguen despachando temas a una velocidad pasmosa: hemos arreglado ya las calles comerciales, el tráfico, la estación del Metrotrén y lo babayo que es Aznar. Y seguimos, con la copa de vino vacía ante sí. Están absortas en el precio del brócoli y yo, sumido en su propia cotidianidad (de verdad que hablan muy alto).

Ahora, pensándolo bien —y ya que se alejan de la política y se acercan a los ultramarinos, y por tanto bajan el tono de voz— me parece que hay algo de alimento en estos temas de conversación que durante mucho tiempo me ocuparon. Les doy importancia, pero sospecho que solo se la damos la gente como yo y algunos convencidos que no tienen nada mejor que hacer.

Quiero decir que aquí, en el cuerpo a cuerpo, no veo acritud o pasión sino la búsqueda de algo de lo que hablar. Quizás no vengan de manifestarse. Quizás nada sea importante —tan importante como creemos que es— como que se les haya olvidado que ya acabaron su vino hace rato. Resulta que solo se han juntado para charlar sobre nada en particular y todo en general.

Deja un comentario